Osama Bin Laden Es Inocente.........

M

Mozed

Guest
¿Y si Osama bin Laden es un chivo expiatorio? ¿Y si la operación Justicia Infinita apunta a una intervención en todo el Golfo Pérsico? ¿Y si la CIA no fuera tan ineficaz? ¿Y si Estados Unidos entra a sangre y fuego en otros países que sospecha o tiene información que participaron directa o indirectamente en el ataque del martes 11 de septiembre? ¿Y si además de Afganistán también está Irak en la mira? ¿Y si las tropas despachadas por Estados Unidos no son sólo para cazar al fundamentalista saudí?

Las declaraciones del presidente estadounidense, George Bush Hijo, hacen suponer que la operación es mucho más que una cacería.

Si bien la inteligencia no es una de sus cualidades, afirmar que los atentados a las Torres Gemelas del World Trade Center (WTC) en Nueva York y al Pentágono en Washington, fueron un acto de guerra y que la réplica sería parte de la primera guerra del siglo XXI, esconde tanto como sugiere.

Argumentar que Estados Unidos atacará a los terroristas y a los países que los alberguen, y que ahora se vería quién es amigo de ese país y quién no, son palabras enviadas a los gobiernos del Golfo para que vayan pensando, y también dicen bastante, aunque sugieren más.

La apelación de Bush Hijo, a una cruzada contra el mal, a una guerra santa, además de poner de manifiesto su fanatismo, semejante al de quienes atacaron las torres gemelas, levanta la sospecha de que la acción del imperio irá más allá de cazar a Bin Laden y sus adeptos.

DOS

Atrás de los atentados y la respuesta norteamericana hay sombras todavía difusas. Según el comandante de la Fuerza Aérea Ecuatoriana, Oswaldo Domínguez, los atentados "son increíbles". Conociendo la capacidad de defensa aérea e interdicción de Estados Unidos, el militar no entiende cómo los cazas no tuvieron oportunidad de actuar. También cree que los pilotos fueron entrenados en Estados Unidos, como parecen confirmar las investigaciones. Para afirmar eso se basa en que manejaron a la perfección las cartas de navegación aérea y los procedimientos de ese país.

Según el general de aviación ecuatoriano, "el segundo impacto en la torre fue conducido con la misma técnica de los pilotos japoneses en actos suicidas". Existió precisión en la ruta hacia el objetivo, conocimiento de los principios aerodinámicos y el movimiento de los controles para hacer virar el avión y hacerle penetrar en el edificio, "por eso inclusive aceleran en el tramo final".

Si la ineficacia de la CIA y el FBI para detectar los posibles atentados (y el secuestro de cuatro aviones comerciales dentro de Estados Unidos), y la ineficacia militar en la interdicción levantan dudas sobre el papel de los servicios y la defensa estadounidenses en el drama americano de septiembre; el hecho de que ahora se tenga como centro de la confrontación a Bin Laden crea también suspicacias.

Hasta el momento, y creo que hasta el ataque mismo, Washington mantiene la versión de que el ex colaborador de la CIA es el principal sospechoso, pero todavía no se atreve a afirmar que es el principal culpable, como gusta de tildar a sus enemigos. Para los gobiernos de Estados Unidos todos los enemigos son culpables y los amigos inocentes. Bin Laden era "inocente" cuando trabajaba para Ronald Reagan, ahora es "culpable". Henry Kinssinger era "inocente" cuando propiciaba el Plan Cóndor y su secuela de muerte, ahora sigue siendo "inocente". Hasta ahora no queda claro si Bush y Cía tienen sólo sospechas o la seguridad de que Bin Laden es quien planificó los atentados.

TRES

Todo lleva a pensar que la represalia estadounidense no se limitará a la cacería en Afganistán, y las últimas informaciones de la revista Jane's parecen confirmar esa presunción. La reconocida publicación especializada en inteligencia y seguridad militar, entrevistó agentes de los servicios israelíes que vinculan a Irak con Al Qaeda (La Base), grupo liderado por Bin Laden, y señalan que ese país podría haber patrocinado los ataques con aviones comerciales.

Según el artículo, mencionado por la Agencia Nacional de Noticias de Qatar, "el libanés Imad Mughniyeh y el egipicio Ayman Al Zawahiri, fueron señalados por Israel como posibles autores ideológicos de los atentados".

La revista asegura que Zawahiri sería miembro de Al Qaeda y posible sucesor de Bin Laden. Según Jane's, Irak habría descubierto hace dos años "las ventajas que ofrecía la red mundial de Al Qaeda" y desde entonces "varios funcionarios de inteligencia iraquíes viajaron a Afganistán para reunirse con Zawahiri". Según la publicación, Bagdad también tendría fuertes vínculos con Mughniyeh, quien habría sido identificado en la planificación de otros atentados.

"Sólo obtuvimos pedazos de información, pero suficientes para advertir hace seis semanas a nuestros aliados que un atentado terrorista sin precedentes se avecinaba", señalaron los espías israelíes mencionados por Jane's, y agregaron: "Creemos que los cerebros detrás de los ataques a Nueva York fueron Mughniyeh y Zawahiri, que probablemente tuvieron financiación y algún apoyo logístico del servicio de inteligencia iraquí".

La publicación también asegura que quienes realizaron el atentado se habrían reunido con sus contactos en Alemania antes de los ataques. Tal vez por esa información se dieron las investigaciones de los últimos días en Alemania, donde se habrían detenido sospechosos de haber participado en los atentados. Si bien el gobierno estadounidense señaló que no creía en la versión de que el gobierno de Irak estuviese involucrado en los ataques al WTC y al Pentágono, tampoco descartó esa posibilidad.

CUATRO

El inesperado cese al fuego asumido por Ariel Sharon en su guerra contra Palestina, luego de dejar tantos muertos en el camino, hace dudar que se trate de una actitud de buena voluntad, y lleva a pensar que se prepara para los días de la "Justicia Infinita", que han de llegar al Golfo Pérsico con los soldados y las armas de Estados Unidos.

El anuncio de Washington de que no invitará a Israel a participar de la "guerra contra el terrorismo" también se encuadra dentro de esa hipótesis y está destinado a ganarse el apoyo de aliados árabes como Egipto. No hay duda de que ahora Estados Unidos necesita a Israel cerca y atento, no "distraído" en guerrear a Palestina. Sobre todo, si tenemos en cuenta que muchos países árabes aliados de Washington hicieron conocer que apoyarían una "coalición antiterrorista" si no se maneja "doble moral" y castiga también al "terrorismo israelí".

Existen diferencias entre el apoyo árabe a la guerra de Bush Padre contra Irak en 1990-1991 y la que está gestando Bush Hijo con el movimiento de cazas estadounidenses hacia esa región.

Mientras la intervención anterior era contra Irak porque había invadido Kuwait, otro país árabe; ahora parece ser, en cierto sentido, contra aquellos que recurrieron al terrorismo en respuesta a la política de Estados Unidos para Medio Oriente.

Dado que hasta el momento no se presentaron pruebas concretas contra Bin Laden, ya surgieron varias teorías de conspiración en el mundo árabe y musulmán. El canal de televisión del movimiento radical Hizbolá, establecido en Líbano y respaldado por Irán, afirmó que 4.000 judíos no se presentaron a trabajar en las torres gemelas el día de los ataques, sugiriendo que Israel tenía información sobre los atentados que no compartió con Washington.

Esta hipótesis podría ser cierta hasta que se pruebe lo contrario, como sucedió cuando los árabes fueron culpados en primera instancia por el atentado de 1995 en Oklahoma, y finalmente resultó que el autor era Timothy McVeigh, un estadounidense "héroe" de la guerra del Golfo.

En todo caso varios países árabes respaldarán a Estados Unidos, independientemente de la cuestión palestino-israelí, para satisfacer intereses propios, confirmando así que lo único permanente en las relaciones internacionales es el interés político, como señala desde Dubai el analista N.Janardhan en una columna para la agencia de noticias Inter Press Service.

Pero más allá de los intereses particulares, a medida que se aproxima la cruzada de Bush Hijo y Cía, la diplomacia estadounidense hace todo lo posible para lograr una solución al conflicto árabe-israelí, o por lo menos un cese al fuego mientras duren las acciones de "Justicia Infinita".

En fin. ¿Y si Osama bin Laden es solamente un chivo expiatorio? ¿Y si su figura está siendo utilizada para desviar la atención de los verdaderos objetivos militares, económicos y ¿religiosos? de Bush y Cía?

¿Elucubraciones? Sin duda. Pero tal vez los próximos días se encarguen de demostrar que la realidad puede ir más lejos que la imaginación, como ocurrió aquella mañana del 11 de septiembre.
 
L

Lain

Guest
Creo que si.........

Tu comentario me parece bastante claro y da mucho que meditar.
 
J

jimmy

Guest
La apelación de Bush Hijo, a una cruzada contra el mal, a una guerra santa, además de poner de manifiesto su

fanatismo, semejante al de quienes atacaron las torres gemelas, levanta la sospecha de que la acción del imperio irá

más allá de cazar a Bin Laden y sus adeptos.

Esta hipótesis podría ser cierta hasta que se pruebe lo contrario, como sucedió cuando los árabes fueron culpados en

primera instancia por el atentado de 1995 en Oklahoma, y finalmente resultó que el autor era Timothy McVeigh, un

estadounidense "héroe" de la guerra del Golfo.

¿Elucubraciones? Sin duda. Pero tal vez los próximos días se encarguen de demostrar que la realidad puede ir más lejos

que la imaginación, como ocurrió aquella mañana del 11 de septiembre.

Mientras la intervención anterior era contra Irak porque había invadido Kuwait, otro país árabe; ahora parece ser, en

cierto sentido, contra aquellos que recurrieron al terrorismo en respuesta a la política de Estados Unidos para Medio

Oriente.

Existen diferencias entre el apoyo árabe a la guerra de Bush Padre contra Irak en 1990-1991 y la que está gestando

Bush Hijo con el movimiento de cazas estadounidenses hacia esa región.
 
J

jimmy

Guest
Osama su Madre

La apelación de Bush Hijo, a una cruzada contra el mal, a una guerra santa, además de poner de manifiesto su

fanatismo, semejante al de quienes atacaron las torres gemelas, levanta la sospecha de que la acción del imperio irá

más allá de cazar a Bin Laden y sus adeptos.

Esta hipótesis podría ser cierta hasta que se pruebe lo contrario, como sucedió cuando los árabes fueron culpados en

primera instancia por el atentado de 1995 en Oklahoma, y finalmente resultó que el autor era Timothy McVeigh, un

estadounidense "héroe" de la guerra del Golfo.

¿Elucubraciones? Sin duda. Pero tal vez los próximos días se encarguen de demostrar que la realidad puede ir más lejos

que la imaginación, como ocurrió aquella mañana del 11 de septiembre.

Mientras la intervención anterior era contra Irak porque había invadido Kuwait, otro país árabe; ahora parece ser, en

cierto sentido, contra aquellos que recurrieron al terrorismo en respuesta a la política de Estados Unidos para Medio

Oriente.

Existen diferencias entre el apoyo árabe a la guerra de Bush Padre contra Irak en 1990-1991 y la que está gestando

Bush Hijo con el movimiento de cazas estadounidenses hacia esa región.
 
Top Bottom